20 de enero de 2016

Cuando se rompe la burbuja...

Últimamente me debatía entre cerrar este blog o continuar escribiendo sobre eventos recientes. Mi conclusión es ésta: la capullita llegó para romper la burbuja e inundarla de ruido.

Todavía tengo muchas cosas que decir, pero éste ya no es el lugar. Comencé el blog cuando trabajaba en un sitio que no me hacía feliz, en el que las condiciones no eran taaaan malas (con excepción del pago que por poco no existía), pero la negatividad del ambiente laboral sí era intolerable. Cuando salí de ahí tuve otra mala experiencia y aprendí de golpe que hacer un buen trabajo y poner todo de tu parte no siempre es suficiente... en fin, no daré más detalles.

Ahora estoy en un lugar distinto, donde todavía me siento en paz, donde he aprendido muchísimo, donde me han dejado crecer a mi ritmo y donde mi empeño ha rendido frutos. Además, es un sitio que me ha permitido tener una hija y conservar mi trabajo sin volverme (tan) loca.

Me falta vivir muchas cosas, pero creo que ya no quiero ni puedo hacerlo en una burbuja de silencio, porque siempre habrá la voz de una niña (y toda su personalidad) que me recuerde que hay otras formas de ver la vida.

Ya abriré otro espacio, pero por ahora sólo escribo de vez en cuando de lo que aprendo como mamá aquí: elcapullitodealheli.wordpress.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se aceptan críticas constructivas.

Creative Commons

Creative Commons License
.